La Selección de Fútbol de Nicaragua ha tenido un cierto crecimiento en el último término. Desde la llegada de Juan Vita a la dirección técnica, el equipo ha cosechado buenos resultados en amistosos ante Honduras y Guatemala (a quienes tuvo sistemáticamente contra las cuerdas) y también en Eliminatorias Concacaf (solo lo eliminó una derrota ante Haití como visitante).

Para acompañar esa evolución, el entrenador argentino y la Federación Nicaraguense de Fútbol (Fenifut) han puesto manos a la obra para poder reforzarse con jugadores en el extranjero que tengan raíces pinoleros, como fue el exitoso caso de Matías Belli Moldskred (nació en Madrid, es noruego y tiene familia nica).

Con relación a ello, han trazado una búsqueda por la UPSL, la tercera división de los Estados Unidos. "Se contactó al director de la liga y a través de él se le pidió comunicara a los equipos que la Federación de Nicaragua andaban buscando jugadores de origen nicaragüense para darle seguimiento y tomarlos en cuenta en la selección", manifestó Vita en diálogo con La Prensa de Nicaragua.

"De los 14 mil jugadores registrados en los más de 300 equipos, 20 contestaron que tienen descendencia nicaragüense. (...) La idea es tener registros de ellos y darle seguimiento para cuando alcancen su máximo nivel llamarlos a la selección", señaló además el estratega sudamericano.

Indicó que el próximo paso es reiterar lo hecho pero con la USL (segunda categoría estadounidense), y explicó también la dificultad de realizar lo mismo en otros países: "No es fácil encontrar jugadores de origen nicaragüense en otros países porque no hay registros de sus padres en sus fichas y por lo tanto es un trabajo profundo, complejo y que puede tardar años".