Días atrás, el joven jugador del New England Revolution, Damián Rivera tomó una decisión muy importante para su carrera deportiva; el delantero finalmente optó por jugar para Costa Rica a nivel de selecciones.

Y es que el atacante manejaba un dilema personal pues posee 3 nacionalidades; costarricense, guatemalteco y estadounidense; esto a razón del origen de sus padres, además de haber nacido en el país norteamericano.

El técnico tico complacido

Sobre esta decisión, el estratega de la Selección costarricense, el colombiano Luis Fernando Suárez dio su criterio y se mostró muy satisfecho y entusiasta.

Lo veo con un entusiasmo tan grande, que ya en ese sentido me parece que es el primer paso, tiene muchas ganas de hacer las cosas bien, esa es la situación que uno como federación puede dar alguna oportunidad, después el que la aproveche va ser el mismo jugador pero con el entusiasmo que tiene estoy deseando que tenga una buena posibilidad y el con su fútbol, proyección pueda estar en Toulon y así pensar en él dentro del universo de jugadores seleccionables para Costa Rica expresó el técnico 3 veces mundialista.

Rivera está de paso en Costa Rica realizando todos los trámites pertinentes para poner en regla los documentos que solicita FIFA y una vez conseguidos los avales, podrá representar a Costa Rica con “la Sele”.

Con esta decisión y los documentos migratorios en regla, la Federación Costarricense de Fútbol pretende convocar a Damián para el Torneo Esperanzas de Toulón que se llevará a cabo en Francia, donde el conjunto tricolor se medirá a sus similares de Francia, Venezuela y Arabia Saudita.