Esta edición de la Copa Oro 2023 iba a ser la primera participación de Nicaragua. Lamentablemente para los pinoleros, CONCACAF acaba de anunciar que quedaron expulsados y no tendrán su lugar en el máximo torneo continental de esta región.

Según lo que escribieron en el comunicado, esta decisión se tomó debido a que el combinado nicaragüense realizó un conjunto de infracciones reiteradas al Reglamente sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA. En específico, alinearon en ocho partidos a Richard Rodríguez Álvez, jugador que no era elegible en ese momento.

El lateral nació en Uruguay en 1992 y llegó al fútbol centroamericano en 2015. No cumplía con ninguna de las condiciones para representar a un país: no había nacido en el territorio en cuestión, no tiene padres biológicos de Nicaragua y tampoco vivió al menos cinco años continuos en tierras pinoleras. No había motivo para convocarlo.

Lo llamativo es que Rodríguez renunció a la selección a principios de este año cuando llegó el Fantasma Figueroa. El nuevo entrenador no lo tuvo en cuenta y como no se tomó la molestia de llamarlo, el jugador terminó decidiendo no volver a representar al país centroamericano.

Todo indica que el reemplazante de Nicaragua en la Copa Oro 2023 sería Trinidad y Tobago. Esto se debe a que es el equipo mejor clasificado del resto de selecciones de la Liga B de la Nations League. Por otro lado, el cupo en las rondas preliminares de los trinitarios será ocupado por Antigua y Barbuda.