Fue una mala temporada tanto a nivel colectivo como individual por parte de Óscar Duarte. El defensor de Costa Rica descendió con el Levante de La Liga y tuvo que ver en el banco la goleada recibida por parte del Real Madrid. Comenzó bien jugando y con ritmo, pero terminó viendo los encuentros desde afuera.

Además de la falta de minutos, el futuro del defensa no está confirmado y podría quedarse sin club en el próximo mercado de pases. Su contrato con el conjunto español es hasta finales de junio de este año y todavía no establecieron negociaciones para extender el vínculo por una temporada más.

Todavía no hay rumores sobre un posible nuevo destino, la idea del jugador es mantenerse en en los Azulgranas, sin importar que tenga que jugar en una división inferior. La complicación para que esto suceda es que solo fue titular en 19 partidos y en 3 más ingreso desde el banquillo, uno de los motivos fueron las reiteradas lesiones.

Desde el 2015 que Óscar Duarte juega en La Liga. Primero estuvo durante cuatro temporadas en Espanyol y después unas tres en el Levante. Tiene bastante recorrido por el fútbol español y también europeo, ya que, en el 2012 dio el salto al llegar al Brujas de Bélgica en donde jugó durante 3 años.

Más allá de que no está en sus planes, algunos aficionados del Saprissa se ilusionan con que quiera regresar por lo menos seis meses. En caso de que Costa Rica venza a Nueva Zelanda en el repechaje, el defensor necesitará continuidad para estar entre los citados por Luis Fernando Suárez y la tendría en el Morado, hasta repetiría zaga central con Waston Kendall.