Enrico Dueñas Hernández es uno de los futbolistas que más expectativa genera en la afición de El Salvador. Al nacido en Países Bajos le bastó con su elección de representar a La Selecta y su gran actuación en el Preolímpico de Concacaf para ganarse muchos mensajes de apoyo a cada paso que da en su carrera.

Actualmente milita en el FC Eindhoven de la segunda divisional del país que lo vio llegar al mundo, a préstamo desde el Vitesse que disputa la Eredivise y con el que llegó a afrontar un partido (así como integrar el banco de suplentes numerosas oportunidades). En su segundo compromiso como titular, de los tres que lleva la temporada, logró marcar su primer gol.

Ocurrió en el minuto 84 del choque contra Jong PSV. Si bien se trata de un suceso importante tanto para él como para la nación cuscatleca (es la primera vez que un jugador de esa nacionalidad marca en suelo neerlandés), lo cierto es que solo sirvió para descontar, en lo que acabó con derrota 3-2.

Fue la primera caída de los de azul y blanco en el torneo, luego haber empatado 2-2 con el Volendam en el debut y ganado 1-0 contra el Emmen. Lejos de cortar su sueño de aspirar al ascenso, es recién el comienzo del curso. El momento para equivocarse, corregir y mejorar es precisamente este.

Enrico y compañía se verán las caras con Den Bosch la próxima ocasión, que también viene de perder (3-2 ante Jong Ajax). ¿Jugará también Enrico ese duelo? ¿O estará ya camino a la concentración con El Salvador pensando en el Octogonal Final que iniciará el 2 de septiembre?