Manfred Ugalde es uno de los prospectos más interesantes que tiene no solo Costa Rica, sino toda Centroamérica. Con apenas 19 años, se desempeña en el Twente de la Eredivise de los Países Bajos, uno de los certámenes domésticos más competitivos de Europa y del que han salido campeones continentales e históricos futbolistas.

A pesar de esa premisa, lo cierto es que no ha tenido mucha participación en el equipo. Apenas acumula 424 minutos netos en el campo de juego y marcó un solo gol, siendo recurrente su entrada desde el banquillo, mas no su aparición en el once estelar (e incluso ha permanecido entre los suplentes en algunos duelos).

En el último partido ante el Go Head Eagles por la jornada 15, sin embargo, el joven tico fue trascendental. Ingresó a los 74' con un adverso 0-1 en el tanteador, y brindó (con el poco tiempo que dispuso) dos buenas asistencias que marcaron la remontada de los rojos y lo llevaron a ganar 2-1.

Sobre los 78' conectó con la cabeza un tiro de esquina, aunque en lugar de enviar el balón hacia el arco empleó ese recurso para asistir Ricky van Wolfswinkel, que con la testa asentó el 1-1. Ya en el 82', Ugalde recibió cerca de la medialuna del área rival y se la pasó a Ramiz Zerrouki, que envió un teledirigido hacia el ángulo izquierdo del portero surinamés Warner Hahn.

La victoria fue fundamental para el Twente, teniendo en cuenta que le permitió mantenerse en la zona de clasificación a competiciones internacionales: está sexto con 25 unidades, producto de siete triunfos; cuatro empates y mismo número de caídas.