El clásico del fútbol costarricense entre Liga Deportiva Alajuelense y el Deportivo Saprissa se jugará el próximo sábado 10 de setiembre y la polémica no ha dejado de estar presente, pero esta vez, no es por un tema de rivalidad deportiva.

El estadio sede del compromiso es el eje de discusión en este momento dadas las circunstancias que presena el formato del presente torneo de Apertura 2022, cuyas características son distintas a cualquier otro torneo que se haya disputado antes en Costa Rica.

Acuerdo entre clubes

Dadas las limitaciones del actual torneo, inicialmente, ambos equipos habían acordado jugarlo en el Estadio Nacional y repartir "a medias" la organización y las ganancias del partido, una decisión que desató las críticas y los reclamos de la afición manuda al considerar que perdían ventaja por no jugarlo en su casa.

Sin embargo, había un detalle que no tenían en el radar, y es que para esa fecha, el reducto de la Sabana estará ocupado por un concierto internacional. Morados y manudos tenían como posibilidad trasladar la fecha del clásico solo si los restantes clubes estaban de acuerdo, pero Puntarenas FC dijo no y se trajo abajo el plan B.

Los porteños explicaron que aceptar el traslado de fecha los obligaría a tener 3 juegos consecutivos fuera de casa. Teniendo en cuenta esto, y con poco tiempo para resolver, los dos equipos más grandes de Costa Rica, finalmente decidieron realizarlo en el Estadio Alejandro Morera Soto de Alajuela. 

Para los que no lo tienen claro, para el presente campeonato, la cantidad de jornadas del certamen se redujo considerablemente y se optó por crear dos grupos de 6 clubes cada uno, en lugar de uno solo como es habitual, de manera que la primera ronda se compone de 16 jornadas y no de 22 como es lo usual.

Cada club jugará un ida y vuelta con cada equipo de su grupo (10 juegos) y solo un partido contra los equipos del otro grupo (6 juegos), y la sede de estos últimos se define por rifa. Alajuelense y Saprissa se encuentran en grupos distintos por cuanto solo habrá un clásico en primera fase.

A sabiendas de esta circunstancia, ambos clubes se dieron la mano y acordaron, antes de la rifa de la sede, jugar en cancha neutral, como una manera de obtener el mayor beneficio económico posible; de haberlo hecho de la manera tradicional habría dejado sin ingresos económicos a uno de los dos clubes.

 

Los detalles sobre los boletos, precios y tiquetera se estarán brindando en los próximos días, pero desde ya, ambas instituciones hacen un llamado a sus aficiones para que llenen el estadio.