Olimpia fue indudablemente el claro vencedor del último campeonato hondureño. Su torneo regular fue fantástico, con un récord casi perfecto que no vio derrota alguna. También logró refrendar su poderío en los playoffs para quedarse con el título en diciembre.

Todo eso debería indicar que las cosas están fluyendo en su plantilla a días del comienzo de la competencia. Sin embargo, a Pedro Troglio se le presentó un contexto algo raro con Javier García por querer irse del equipo. El entrenador eligió castigar al jugador por su comportamiento.

Troglio puso como sanción al propio García que no se entrene con el resto de sus compañeros en Olimpia por estar distraído: “En la iniciativa nuestra era que se quedara, lo que pasa es que empezaron a llamarlo de todos los clubes y lo volvieron loco y lo equivocaron.”

Troglio se mostró enojado con los otros clubes

La molestia del entrenador tuvo que ver con que el jugador pidió irse a préstamo para tener más minutos. Su requerimiento no fue bienvenido por Troglio porque quería mantenerlo en Olimpia para tener un plantel más competitivo al considerarlo una opción para solidificar el recambio.

Lo cierto es que también se molestó con los clubes que buscan a García porque, según él, hablaron directamente con el jugador en lugar de dialogar primero con Olimpia, que es dueño actual de su pase.

Troglio detalló la situación de la negociación que no se habría dado: “Los equipos deben llamar al presidente del club donde juega el futbolista, quizás le ofrecieron más dinero y el jugador pertenece a Olimpia, por lo que el presidente tomó la decisión de no ceder a García.”

Encuesta ¿Coincides con que entrene por su cuenta?

¿Coincides con que entrene por su cuenta?

YA VOTARON 0 PERSONAS

Troglio argumentó la preferencia del club: “Después, si el jugador está disconforme y no quiere jugar, pues entrenará aparte porque es importante para nosotros. Quizás los equipos se enojen, pero Olimpia es el que paga la ficha del jugador cuando lo presta.”