La noche del sábado anterior, el Deportivo Saprissa empató 1 por 1 en su casa ante el Club Sport Cartaginés, en juego correspondiente a la fecha 4 del torneo de Apertura 2022, un partido que no satisfizo ni a los protagonistas ni a los aficionados que se hicieron presentes.

Pero a falta de pocos minutos para el cierre del encuentro, el árbitro central del juego, David Gómez, disparó 3 cartulinas rojas para jugadores del Cartaginés; así se fueron del terreno de juego Marco Ureña, Marcel Hernández y Luis Ronaldo Araya.

Alguien miente

Sobre este último jugador, este lunes, el Comité Disciplinairo de la Federación Costarricense de Fútbol impuso un severo castigo de 5 juegos, una sanción que supuestamente responde a insultos que Araya profirió al árbitro central.

En distintos medios de prensa se dio a conocer que Araya incluso había exhortado a los golpes al árbitro central una vez que concluyera el partido, además de varios graves insultos más.

Ante estas publicaciones que ya circulaban en las redes sociales, este mismo martes, el deportista emitió un comunicado en sus redes sociales donde pide disculpas por lo ocurrido el sábado anterior, pero negó rotundamente haber retado a los golpes al árbitro.

“En el momento de la expulsión de uno de mis compañeros y ante la frustración que esto generó para el equipo, yo me le acerqué al árbitro central a expresarle mi desacuerdo con la decisión tomada. En ese momento, por la inercia se genera un choque entre el silbatero y yo, nunca con la intención de agredirlo. A raíz de esto, él me sacó la tarjeta roja y me argumentó que esa decisión la tomó debido a que yo lo empujé” reza un fragmento de su publicación.

Pero además agrega: "soy consciente de que mi reacción luego de esto no fe la más adecuada y que sí existieron intercambios de palabras entre él (David Gómez) y yo, pero NIEGO ROTUNDAMENTE que yo lo haya retado a darnos de golpes fuera del estadio, como fue indicado en el informe arbitral. Dejando claro que yo asumo las consecuencias de mis actos, pero de aquellos que realmente sucedieron. Es por ello que se debían aclarar” se lee en el texto publicado.

Ahora circulan en redes sociales dos versiones de la misma historia y sin ser muy profundo en el tema, alguno de las dos partes está mintiendo. El detalle del órgano disciplinario detalla el castigo al jugador de la siguiente forma:

  • Al jugador Luis Ronaldo Araya Hernández: 5 partidos de suspensión y una multa de 325.000 colones de conformidad con lo siguiente: a) Un partido de suspensión y una multa de 75.000 colones de conformidad con el artículo 36 inciso, por confrontar al árbitro del encuentro; b) Tres partidos de suspensión y una multa de 175.000 colones de conformidad con el artículo 38 inciso 1 del Reglamento Disciplinario, por amenazar al árbitro del encuentro empleando lenguaje grosero e irrespetuoso y c) Un partido de suspensión y una multa de 75.000 colones de conformidad con el artículo 31, por negarse a acatar la expulsión de manera expedita, y continuar reclamando decisiones arbitrales, retrasando así la reanudación del encuentro.

Los cinco juegos de castigo para Araya se descontarán en los partidos ante Pérez Zeledón, Grecia, Puntarenas FC, el Monstruo y de nuevo Pérez, aunque este último en casa.