La celebración de un campeonato es el principal objetivo de cualquier equipo de fútbol, pero repetirlo de manera consecutiva es algo más que un honor, un lujo que solo pocos pueden darse; para este 2022 Herediano tiene la posibilidad y la meta de conseguirlo; un objetivo que se le ha negado desde 1979.

En aquella oportunidad, para lograr el ansiado "bi", los florenses llegaron a la gran final contra uno de los más equipos más agresivos de aquella época, el Municipal Puntarenas, a quienes enfrentaron en doble jornada; una como visitantes y la otra en casa.

Aquellos años maravillosos 

En el juego realizado en el estadio Miguel "Lito" Pérez de la provincia de Puntarenas y con Odir Jaques como DT, los florenses sacaron una valiosa victoria a domicilio de 2 goles contra 1 en la costa, lo que les permitió ir a su casa con absoluta tranquilidad y liquidar a los porteños con resulltado de 2 goles por 1. Era el cuarto bicampeonato de herediano en su historia

Justo el año anterior (en 1978) también celebraban a lo grande, esta vez contra uno de sus acérrimos contrincantes, el Club Sport Cartaginés. Los rojiamarillos obtuvieron un duro empate en el Fello Meza, pero en el Estadio Nacional (casa herediana para ese encuentro), Herediano fue implacable y registró un marcador de 3 por 0.

Con el campeonato del 78¨, los rojiamarillos dejaban atrás una racha de 17 años sin celebrar un cetro pero además dejaron sembrado el camino para el bicampeonato un año después, el último, un registro que cumple 43 años en 2022.

Hoy, con un cuadro sólido y un estratega de alta valía, los florenses sueñan de nuevo y se trazan el bicampeonato como su principal meta, en mayo sabremos si la racha se rompe o se extiende.