Mañana, martes 4 de marzo, Herediano enfrentará a Robinhood de Surinam por los octavos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf 2024. Es un cruce de dos equipos con mucha historia en esta competición, con el agregado de que el Team es considerado el mejor equipo del torneo, y, sobre todo, para los caribeños que poseen un sorpresivo récord en este torneo.

En el vasto escenario del fútbol, donde los gigantes suelen acaparar los reflectores, ocasionalmente surge un equipo modesto que desafía las expectativas y deja una marca imborrable en la memoria del deporte. Tal es el caso del surinameses que lograron imponerse como el más exitoso de su país y amenazar a los llamados ‘grandes’ en la Concacaf Liga de Campeones.

¿De dónde es Robinhood?

Fundado el 6 de febrero de 1945, el SV Robinhood es Surinam y trascendió fronteras, alcanzando notoriedad en la década de los 70 y 80. En estas décadas el club logró un récord que nadie podría pensar qué sea capaz de imitar ahora.

¿Cuál es el récord que tiene Robinhood en la Copa de Campeones de Concacaf?

Robinhood tiene el récord de más finales perdidas en la Copa de Campeones de Concacaf. Fueron 5 en total: 3 contra mexicanos, 1 contra un club hondureño y la otra ante un salvadoreño. Nunca pudo levantar la tan ansiada copa internacional.

La primera fue en 1972 enfrentándose al Olimpia de Honduras. A pesar de caer por un ajustado 1-0 en el global, sembraron la semilla de la amenaza que representarían en los años venideros.

Cuatro años después, en la temporada 1976-77, volvieron a disputar la Final de la Concachampions, esta vez contra Águila de El Salvador. Nuevamente, la victoria se les escapó con un marcador global de 8-3, pero la determinación del Robinhood quedó patente.

La década de los 80 vio al SV Robinhood fortalecerse y consolidarse como un contendiente temible. En 1978, se enfrentaron al poderoso América en una final que resultó ser una lucha encarnizada. Aunque los mexicanos se llevaron la copa con un ajustado global de 2-1, el equipo surinamés demostró su capacidad para desafiar a los grandes.

En 1982, los Pumas de la UNAM se cruzaron en el camino del club de Surinam. En un triangular que definía al campeón de la Concachampions, los Universitarios se alzaron con la victoria, pero no sin antes enfrentar una resistencia feroz por parte del equipo surinamés.

La última Final de la Concachampions para el SV Robinhood llegó en 1983, frente al Atlante. Aunque ya no lograron el título, su legado quedó sellado en la historia del fútbol regional. La eliminación ante el Atlante, con un global de 6-1, marcó el cierre de una época dorada para el club surinamés.

¡Atención, aficionados! Únanse a nuestro nuevo canal de WhatsApp de Fútbol Centroamérica y manténganse al día con las últimas noticias. ¡No se lo pierdan!