Este miércoles, la Selección de Costa Rica vivió el capítulo más negro de toda su historia en el fútbol mundial, el debut para los ticos en el Mundial de Qatar fue algo más que una pesadilla y al final de los 90  minutos, la pizarra daba cuenta de un apabullante 7 por 0 ante España, una verguenza que sonrojó a todo un país.

Tras el resultado, se cuentan por centenas las críticas de especialistas, exfutbolistas, periodistas, presentadores y aficionados visiblemente molestos y avergonzados ante un acontecimiento que ni el más pesimista hubiera vaticinado. 

Satisfechos o poco autocríticos

Sin embargo, parece que la óptica cambia a lo interno del camerino, o al menos, la autorítica no es un elemento que hayan considerado algunos miembros del equipo tico muy a apesar del abultado resultado en contra.

Prueba de ello son las declaraciones del lateral costarricense Keysher Fuller, quien no siente que lo sucedido este miércoles en Qatar fuese algo grave, o mejor dicho, al parecer se da por satisfecho y su criterio es opuesto al de la mayoría.

"No fue tan fácil para España. Ustedes lo pueden ver así (a los periodistas), porque afuera es muy fácil decir las cosas. En la cancha es otra cosa, es muy fácil criticar y decir las cosas” señaló el carrilero posterior a la derrota.

Luego, se le consultó sobre cómo se encuentra el ánimo del grupo después de la vapuleada en este primer juego. Al respecto, contestó: "Dolidos. Ya lo hablamos en el camerino y ya lo que pasó, pasó. Somos conscientes de lo que nos faltó a cada uno, somos un equipo muy unido y fuerte."

Costa Rica tendrá su segunda prueba la madrugada de este domingo ante Japón y cerrará a mitad de la próxima semana ante Alemania y el avance a la siguiente ronda depende casi de un milagro, pero según expresó el herediano, el equipo no baja los brazos y sigue creyendo en que es posible.

"La ilusión todavía no se ha ido, la ilusión y las ganas no se han ido y el fútbol da revancha y tenemos dos partidos para hacerlo" agregó Fuller.