Este martes, el mundo futbolístico en Costa Rica se sacudió tras el anuncio del despido del director técnico del Deportivo Saprissa, Jeaustin Campos, por supuestos insultos racistas proferidos contra uno de sus jugadores, el jamaiquino Javon East.

La noticia trascendió dentro y fuera de las fronteras costarricenses, haciendo eco al meollo del tema, el racismo. Miles de mensajes se leen en este momento en las redes sociales, la mayoría, con enojo ante lo sucedido, o al menos, con lo divulgado en los medios de comunicación.

Juan Carlos Rojas, presidente del Saprissa anunció la salida de Campos este martes (Saprisssa)

Juan Carlos Rojas, presidente del Saprissa anunció la salida de Campos este martes (Saprisssa)

"Canibalismo mediático"

Pero este miércoles, el protagonista de esta polémica, Jeaustin Campos convocó a conferencia de prensa, haciéndose acompañar por algunos cercanos suyos, así como su abogado defensor, para dar su versión de los hechos.

Campos y su defensa alegan que lo que se ha hecho con él es "canibalismo mediático", niegan rotundamente que el ahora ex estratega haya cometido algún acto o expresado alguna frase racista y que el Saprissa tomó la decisión de separarlo de manera arbitraria, sin escuchar su defensa.

"Ni siquiera me dieron la oportunidad de escucharme, ni a mis testigos. El protocolo de Saprissa fue juzgar, condenar y hacerlo público. Se priva a este servidor del derecho de todo ser humano de defenderse. El linchamiento general, el canabalismo mediático que hemos sufrido" expresó el técnico multicampeón.

Es por esta razón, que el equipo legal de Campos se dispone a preparar una demanda contra Saprissa, por lo que consideran una acción injusta y desproporcionada en su contra.

“Lamento las acciones tomadas por el club. Me duele el procedimiento, no fueron las adecuadas, ni siquiera escucharon mi descargo. Simplemente activaron los protocolos. Están en juego mi vida, mi paz, mi carrera. Vamos a ir hasta las últimas consecuencias desde el punto de vista legal. Han sido horas bastante difíciles para mí" agregó Campos a los medios de comunicación.

Sus abogados, Federico Campos y Adolfo Hernández, aseguraron que su cliente jamás dijo lo que se ha ventilado en la prensa (expresiones como "negro bastardo" y "negro de mierda" al jugador Javon East), negaron además que Campos sea una persona racista y que lo sucedido le ha dañado la imagen a Campos tanto a nivel nacional como internacional.