Desde que Jaime Lozano tomó las riendas de la Selección Mexicana, el nombre de Julián Quiñones ha estado en boca de todos. El talentoso delantero, ahora parte de las Águilas del América, ha demostrado en múltiples ocasiones su calidad y compromiso en el terreno de juego, lo que ha generado expectativas sobre su posible convocatoria al Tri.

Un obstáculo inesperado

A pesar de las altas expectativas y del deseo de muchos aficionados de ver a Quiñones vistiendo la camiseta verde, un obstáculo administrativo ha retrasado este anhelado momento. Durante la pasada Fecha FIFA, el delantero fue invitado a la concentración del Tri, pero no fue convocado para los partidos oficiales. La razón: un error en el llenado de los papeles de su proceso de naturalización.

Héctor González Iñárritu, presidente operativo del América, arrojó luz sobre este asunto. Según sus declaraciones a Fox Sports, el inconveniente surgió debido a la omisión de un segundo nombre en los documentos de naturalización de Quiñones. Aunque este tipo de errores pueden parecer menores, en procesos burocráticos pueden significar retrasos significativos.

El futuro prometedor de Quiñones con el Tri

A pesar de este contratiempo, hay buenas noticias en el horizonte. El proceso de naturalización de Quiñones ya está avanzando correctamente y se espera que en menos de un mes esté finalizado. Esto significa que el delantero podría estar disponible para los compromisos de la Nations League y, finalmente, hacer su debut con la Selección Mexicana.

Julián Quiñones es un futbolista que ha dejado una huella indeleble en cada equipo que ha integrado, destacándose por su calidad técnica, habilidades físicas y mentalidad competitiva. Su posible convocatoria a la Selección Mexicana sería un reconocimiento a su trayectoria y un paso más en su camino hacia la grandeza en el fútbol, siendo un referente de inspiración para las futuras generaciones de futbolistas mexicanos.”