Ya alejado del Saprissa y, por el momento del fútbol de Costa Rica, Iñaki Alonso contó lo que tuvo que vivir al mando del conjunto Morado. Al estratega español le consultaron por como era el día a día y contó que se enojaba que critiquen a sus jugadores cuando muchas veces tuvieron que entrenar en malas condiciones.

El DT reveló que el Sapri no estaba pasando un gran momento económico y el no tener un campo de entrenamiento hizo que muchas veces tuvieran que practicar en lugares pocos profesionales. Sin buscar golpear a la dirigencia, reveló algunas cosas que no se conocían publicamente.

“Es una gran institución, están bien muy bien organizados, a nivel interno hay mucha dedicación, es un club que tiene mucha exigencia, a nadie se nos escapa que el Saprissa a este momento, a nivel de presupuesto, no es de gran alegría porque hay muchos proyectos como el CES, lógicamente eso puede influir en lo deportivo, pero sin duda alguna Ángel Catalina se está moviendo muy bien”, comenzó en su entrevista con ESPN.

Y agregó: “Es difícil yo lo valoraba como algo positivo, y te lo explico. Yo recuerdo, porque a mí me lo han dicho, en su día, parece que a los que eran mis jugadores le llegaron a llamar ‘Los Princesos’, y yo me llevaba las manos a la cabeza porque había que ver a esos jugadores ir a entrenar a sitios donde te tienes que mover, desplazar, en condiciones que no parecía un campo de fútbol, sino un potrero".

Para finalizar, Iñaki Alonso resaltó a sus dirigidos por no quejarse de las condiciones: “Eso tiene mucho mérito. A veces los campos de entrenamiento para la calidad de nuestros jugadores y la calidad del entrenamiento podían ser los no idóneos, pero los jugadores los hacían buenos por su actitud, trabajo, el cómo hacían las cosas”.