El último “gran 10” de la Selección Hondureña de fútbol, puso punto final a su extensa carrera deportiva, así lo decidio y lo comunicó esta semana el legendario Julio César de León Dailey, mejor conocido en el ambiete futbolístico como el “Rambo” de León.

De esta manera, uno de los mejores volantes que ha tenido la zona de centroamérica le pone un alto a la competencia y se acoge a su retiro definitivo, a la edad de 43 años, y aún jugando con el Atlético Júnior de El NegritoYoro, de la Liga de Ascenso de Honduras.

Un gran recorrido, un imborrable legado

En su hoja de vida quedan nada más y nada menos que 25 clubes a los que prestó sus servicios en una extensa y fructífera carrera deportiva, que lo convierten en el futbolista hondureño que ha jugado en mayor cantidad de equipos en la historia.

Fue en 1996 cuando un joven mediocampista, de apenas 16 años de edad, debutaba con el Platense de Puerto Cortés, y de ahí en adelante, el resto es historia, atrás suyo deja un gigantesco legado futbolístico tanto en los clubes a los que representó como a su selección, donde fue figura indiscutible.

Posterior a su retiro, pretende quedarse en el mundo del fútbol, eso sí, como entrenador o formador de jóvenes talentos, a quienes desea traspasar toda su sapiencia y experiencia con absoluta entrega en su trabajo, no por nada le llaman el “Rambo del Pueblo”.

“Ya me aburrí… me aburrí de entrenamientos de ciertos entrenadores aburridos, tristes, con todo respeto, algunas canchas malitas y sinceramente es difícil. Hay muchos chicos que sufren bastante eso y máxime cuando no tienen lo que estamos haciendo acá, una categoría académica, un proceso de varios años a donde ciertos conceptos que queres enseñarles a ellos” declaró de León al Diario Diez de Honduras.

Vistiendo la casaca de la Selección de Honduras acumuló 83 partidos, consiguiendo 15 anotaciones, además de participar en los Juegos Olímpicos de Syney 2000 y el Mundial Sub 20 de Nigeria 1999.